Flight at Cervecería Mamut, Tijuana, BC, Mexico

Cerveza Artesana

Cuando sales con tus amigos nunca puede faltar. Muy fría y con un poco de espuma, como mandan los cánones. ¿Qué sería de un bar sin una caña junto a una tapita? La cerveza es hoy en día la bebida más famosa de España, y posiblemente, una de las más populares del mundo. Pero puede que aún exista mucha información que desconozcas sobre ella. Por ello, a continuación, conoceremos qué hace tan especial a esta bebida cuya antigüedad se remonta a miles de años atrás.

Realmente, al igual que ocurre con otros elementos de la gastronomía como es el caso del queso, se desconoce el origen exacto de la cerveza. Los datos indican que se sitúa en la baja Mesopotamia, concretamente en la época de los Sumerios, unos 3500 años a.C. Los sumerios utilizaban un extracto de cebada con el que creaban una especie de cerveza al uso. Con el paso del tiempo la antigua Mesopotamia se convirtió en el Imperio Babilónico, ampliando a su vez sus conocimientos sobre la elaboración de cerveza. 

Del mismo modo, los egipcios ingerían una bebida conocida como ‘zytum’, que estaba realizada también a base de cebada. La diferencia respecto a los babilonios es que los egipcios la aromatizaban con miel, dátiles e incluso canela. A partir de aquí, comenzó a extenderse: Egipto exportó su cerveza a los griegos, estos, a su vez, la exportaron a los romanos, quienes la hicieron llegar a los germánicos y galos. Estos últimos comenzaron a preparar una cerveza con malta de cebada y avena. A medida que avanzaba el tiempo y las civilizaciones el método para elaborar cerveza fue variando hasta lo que conocemos hoy en día.

Cómo se hace la cerveza

Cualquier cervecero que se precie debe conocer cuál es el proceso de fabricación de la cerveza, además de conocer las diferencias que existen entre los distintos tipos de cerveza. Es cierto que este proceso puede variar según el producto, sin embargo, no suelen alejarse mucho del procedimiento habitual:

  1. Malteado: En este primer paso de la elaboración, los granos de cereal (habitualmente cebada) se someten a una fase de germinación controlada que busca activar las enzimas. En función del tostado que reciba obtendremos maltas oscuras o claras, esto es lo que le otorgará el color a la cerveza. 
  2. Molienda y maceración: Cuando el grano de cereal ha sido molido, es el momento de mezclarlo con agua, lo que producirá el mosto cervecero, un líquido que se extrae tras remojar la malta. Puede que no te hayas fijado en el envasado, pero entre el 85%-90% del contenido de la cerveza es agua. La maceración se realiza mezclando la malta con el agua a diferentes temperaturas varias veces, convirtiendo de esta manera el almidón en azúcares fermentables.
  3. Filtración del mosto: El mosto y los restos de malta son separados a través de un filtro que separa lo líquido y lo sólido.
  4. Cocción: El mosto se somete a altas temperaturas con el fin de aportar el amargor y aroma que se encuentra en el lúpulo. También en este proceso se esteriliza el mosto y se eliminan aromas indeseables. Este paso suele durar una hora, a veces incluso más dependiendo de la cerveza. 
  5. Fermentación de la cerveza: Se comienza a enfriar y airear el mosto para sembrar la levadura posteriormente. La fermentación permite que los azúcares se transforman en alcohol, mientras que, a su vez, se generan unos compuestos de los cuales muchos otorgan ese aroma tan característico y popular de la cerveza. Es en este momento cuando se utilizan dos tipos de levadura: ale y lager, de las que hablaremos más adelante.
  6. Maduración: el líquido obtenido tras la fermentación se expone a temperaturas muy bajas durante cierto periodo. La finalidad es que se consiga el sabor y el aroma perfecto y balanceado. Para terminar, se vuelve a filtrar para eliminar partículas que pueden permanecer todavía en el líquido.

Tipos de cerveza y certificaciones

Ya conoces cómo se elabora la cerveza, sin embargo, es muy importante diferenciar entre los distintos tipos de que podemos encontrar, puesto que se diferencian principalmente en el proceso que se ha llevado a cabo para su elaboración. Estos dos tipos que vamos a mencionar a continuación pertenecen a las elaboradas a través de la fermentación de cebada malteada:

  • Lager: Se fermenta con levadura lager a temperatura baja (-10 °C) y durante un largo periodo de tiempo que puede alcanzar los 3 meses. Suelen ser cervezas más suaves que las ale. Deben servirse muy frías, puesto que a temperatura ambiente pierde mucho sabor. 
  • Ale: Son cervezas con un alto grado de alcohol. Se caracterizan también por ser muy amargas y, a diferencia de las lager, se sirven a una temperatura tibia que se encuentre entre los 12°C y 18°C. Su fermentación se realiza a altas temperaturas, lo que permite acelerar su elaboración y poder servirla instantáneamente. Es usual de la zona atlántica que se corresponde con Gran Bretaña, Escocia, Irlanda e incluso algunas zonas de los Países Bajos. 

Dentro de ambos tipos podemos encontrarnos con distintas variantes, pero estas las veremos en otro momento, pues existen otros elementos más relevantes sobre la cerveza que debes conocer. En concreto, hablamos de la certificación, algo que no se tiene en cuenta en un primer momento, pero que, sin embargo, garantizan una cerveza de la mejor calidad posible. 

La certificación más extendida por todo el mundo para los profesionales de la cerveza es el Programa Cicerone. Este certificado se obtiene a través de ciertos cursos que deben superarse con un examen. La superación de los cuatro niveles que existen dentro del programa resultará en un título que determinará el habernos convertido en un maestro de la cerveza artesana.

Pero ¿cómo sabemos si la cerveza que nos estamos tomando es artesanal? Bueno, esto es algo de lo que hablaremos con mayor profundidad en otro artículo más adelante, pero principalmente se diferencian en el sabor, aroma, color y en los ingredientes que se usan. Puede parecer una broma, pero en este sentido la cerveza no se diferencia mucho del vino.

Ya conoces lo básico sobre la cerveza, aun así, podríamos llevarnos horas y horas para contarlo todo sobre una bebida que cuenta con miles de años de historia. Su evolución con el paso del tiempo ha significado que existan muchas variantes, cada una con sus propias peculiaridades y características que la convierten en una bebida única.Por otro lado, si ya estás al tanto de esta información es posible que poseas tu propia empresa de cerveza. Por ello, desde Vendemos Online queremos ofrecerte una oportunidad única y especial para aumentar tus ventas. Sin ningún coste fijo y con toda la flexibilidad posible, nosotros nos encargaremos de crear un canal de venta para tu producto, buscando así promocionarlo y posicionarlo para que su alcance sea aún mayor. No tienes porqué preocuparte por el presupuesto, ya que únicamente pagarás por lo que vendas, esto quiere decir que nuestro servicio se pagará a través de un pequeño porcentaje en las ventas que realices. Puede que sea la oportunidad para que tu negocio se dispare, aprovecha la ocasión de obtener un canal de venta personalizado exclusivamente para ti y tu producto.